RECUPERA TU DINERO DE LA PLUSVALÍA

Como ya he explicado en otras publicaciones las reclamaciones por la plusvalía que estoy reclamando se ganan, siempre que se cumplan dos requisitos:
1.- que se haya vendido con pérdidas.
2.- que se reclame la devolución en plazo, que son 4 años desde que se pagó la autoliquidación.
Los elementos necesarios para poder determinar el importe del tributo son dos: la base imponible y el tipo impositivo.
La base imponible del IIVTNU está constituida por el incremento del valor de los terrenos puesto de manifiesto en el momento del devengo y experimentado a lo largo de un periodo máximo de 20 años. Los dos elementos que se tienen que tener en cuenta para calcular la base imponible son: el valor del terreno y el porcentaje de incremento.
– El valor del terreno: Es el valor catastral en el momento del devengo del impuesto.
En el caso de usufructo, por el cálculo del valor del terreno se aplicarán las normas establecidas en la normativa reguladora del Impuesto de Transmisiones  Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
En los casos de las expropiaciones de terrenos, se atenderá al valor del justiprecio. Si el valor catastral fuera inferior, se tomará éste último.
– El porcentaje de incremento se calcula multiplicando el número de años enteros transcurridos desde la última transmisión por el coeficiente establecido por el Ayuntamiento. Este coeficiente se puede regular dentro de los límites establecidos en la Ley de Haciendas Locales.
El tipo impositivo lo determina el Ayuntamiento en la ordenanza fiscal reguladora del impuesto, sin que pueda superar el 30%.
¿Cómo se calcula el impuesto?
El cálculo del tributo gira alrededor de dos elementos:
– El incremento del valor del terreno, el cual se determina objetivamente.
– El tipo impositivo, que aprueba el Ayuntamiento.
Como en todo el sistema tributario, se pueden diferenciar varias cuotas tributarias:
– La cuota íntegra: resulta de aplicar el tipo impositivo al incremento del valor del terreno calculado objetivamente.
– La cuota líquida se calcula minorando la cuota íntegra en el importe de las bonificaciones.
– La cuota diferencial: en el caso del IIVTNU es igual a la líquida, ya que no hay ingresos a cuenta, pagos fraccionados, retenciones o conceptos similares.
Devengo del tributo

 

El tributo devenga, en los actos inter vivos, en el momento de la transmisión; el caso más significativo es el de la compraventa, en la que la fecha de devengo será la de la escritura de venta.
En cambio, en los supuestos de transmisión por causa de muerte, el devengo no se produce en la fecha de aceptación de la herencia, sino en el momento de la defunción del causante.
La declaración
En los casos de transmisiones inter vivos, el plazo para presentar la declaración es de 30 días hábiles a contar desde la fecha de transmisión.
En los casos de transmisiones por causa de muerte, el plazo será de 6 meses, ampliables 6 meses más a solicitud del interesado.
Cuando las declaraciones sean extemporáneas, se aplicarán los siguientes recargos:
– Si la presentación de la declaración se produce dentro de los tres meses siguientes a la finalización del plazo para presentar la declaración, en el principal se aplicará un recargo del 5%.
– Si la presentación de la declaración se produce entre el tercer mes y el sexto, el recargo será del 10%.
– Si la presentación se produce entre el sexto mes y el duodécimo, el recargo será del 15%.
– A partir del duodécimo mes, el recargo será del 20% aplicando a partir de este 12º mes intereses de demora.
Si el pago de la deuda tributaria se realiza en voluntaria, se hará una reducción del 25% del importe del recargo aplicado por extemporaneidad.
Gestión del tributo
La gestión del tributo corresponde al Ayuntamiento donde radica el inmueble objeto de la transmisión.